Seleccionar página

Desde la antigüedad clásica, pasando por fábulas tempranas como Somnium (1634) de Johannes Kepler o El hombre de la luna (1638) de Francis Godwin, hasta invasiones marcianas como la descrita por HG Wells, durante la mayor parte de nuestra historia hemos dado por sentado que la los mundos más cercanos a la Tierra deben estar habitados. No había razón para pensar lo contrario, es decir, hasta que la ciencia realmente comenzó a encontrarlos. Para que un planeta sea habitable tienen que concurrir varias circunstancias que no son especialmente abundantes. Hoy sabemos que no hay vida inteligente en la Luna, Venus y Marte, pero también sabemos que solo en nuestra galaxia hay posiblemente miles de millones de planetas. Con la ciencia actual, ¿cuántos de ellos podrían parecerse a nuestro propio mundo e incluso albergar seres con los que podríamos comunicarnos?

En 1995, los astrónomos Michel Mayor y Didier Queloz detectaron el primer exoplaneta en una estrella similar al Sol, 51 Pegasi b (hoy llamada Dimidium). Tres años antes, Aleksander Wolszczan y Dale Frail habían descubierto los primeros planetas extrasolares confirmados, pero estos orbitaban alrededor de un púlsar, por lo que no eran aptos para la vida. Y aunque con una temperatura superficial estimada cercana a los 1.000°C el planeta descubierto por Mayor y Queloz es también un infierno inhabitable, su descubrimiento abrió la caza de posibles gemelos terrestres.

Al momento de escribir este artículo en octubre de 2021, se han confirmado 4852 exoplanetas en 3586 sistemas estelares, 800 de los cuales tienen más de un planeta, pero estos números están creciendo constantemente. La gran mayoría ha sido detectada por el método de tránsito: cuando un planeta cruza frente a su estrella desde nuestro punto de vista, la luz de la estrella se atenúa ligeramente. Por lo tanto, este método encuentra planetas gigantes gaseosos más fácilmente y se limita a aquellos cuyo tránsito es visible desde la Tierra. Con los datos obtenidos, los astrónomos pueden estimar ciertas características, como la masa, el tamaño, la posible composición, la proximidad a la estrella y la temperatura. De esta forma, los astrónomos pueden determinar si un planeta es candidato para albergar vida tal como la conocemos.

El planeta Dimidium, anteriormente conocido como 51 Pegasi b, fue el primer exoplaneta descubierto, un hito que luego fue reconocido con el Premio Nobel de Física en 2019. Imagen: Observatorio Europeo Austral

Entre los telescopios que se han utilizado para detectar exoplanetas, el mayor cazador de otros mundos ha sido el telescopio espacial Kepler de la NASA. Lanzado en 2009, su misión estaba prevista para tres años y medio, durante los cuales estudiaría unas 150.000 estrellas en una región del cielo cercana a la constelación Cygnus (el cisne). A pesar de ciertos problemas mecánicos que limitaban su funcionalidad, la misión pudo extenderse hasta octubre de 2018, cuando el telescopio finalmente agotó su combustible. Durante sus más de nueve años de vida, Kepler observó 530.506 estrellas y descubrió 2.662 mundos nuevos. En 2018, el TESS (Transiting Exoplanet Survey Satellite) de la NASA tomó el relevo de Kepler, y en 2019 la Agencia Espacial Europea (ESA) lanzó CHEOPS (CHAracterising ExOPlanets Satellite) para caracterizar exoplanetas ya conocidos.

De todos los exoplanetas confirmados, solo una pequeña minoría son terrestres (rocosos). Aunque nunca podemos saber el número total de estos planetas en todo el universo, y mucho menos si hay vida en ellos, los avances de la ciencia nos permiten acotar las estimaciones. Un estudio de 2020 que analizó los datos de Kepler calculó que la Vía Láctea podría albergar hasta seis mil millones de planetas similares a la Tierra, mientras que otro estimó la cantidad de planetas potencialmente habitables en nuestra galaxia en alrededor de 300 millones. Pero apenas estamos comenzando a arañar la superficie del universo.

Ventana al Conocimiento.

Publicaciones relacionadas

  • Química en la atmósfera: clave en la lucha contra el cambio climático
  • 50 años de cooperación europea en investigación espacial
  • Adaptación al Cambio Climático a Nivel "Glocal"
  • Planetas: las grandes estrellas del verano
  • La epopeya exoplanetaria: planetas gigantes, planetas rocosos

¿Quieres estar al día de nuestras nuevas publicaciones?

Recibe la newsletter de OpenMind con todos los últimos contenidos publicados en nuestra web

¿Qué planeta se parece más a la Tierra?

Venus y Marte son los que más se parecen a la Tierra, pero en formas diferentes. En términos de tamaño, densidad promedio, masa y gravedad superficial, Venus es muy similar a la Tierra. Pero Marte es el planeta que se parece más a la Tierra en otros aspectos.

¿Hay algún planeta como la Tierra?

Kepler-452b (un planeta que a veces se cita como Tierra 2.0 o Primo de la Tierra según sus características; también conocido por su designación de Objeto de interés Kepler KOI-7016.01) es un exoplaneta súper terrestre que orbita dentro del borde interior de la zona habitable de la estrella similar al Sol Kepler-452 y es el único planeta en el

Cuantos planetas son similares a la tierra

Un estudio de 2020 que analizó los datos de Kepler calculó que la Vía Láctea podría albergar hasta seis mil millones de planetas similares a la Tierra, mientras que otro estimó la cantidad de planetas potencialmente habitables en nuestra galaxia en alrededor de 300 millones.

Video: earth like planets