Seleccionar página

Durante siete años, una gerente de oficina en el Juneau Bone and Joint Center hizo mucho más que reabastecerse de bolígrafos y blocs de notas con la tarjeta de crédito comercial, incineró a su gato, fue a un concierto de Tim McGraw y reservó 48 vuelos, dicen los fiscales.

Christena A. Leamer, de 43 años, enfrenta un cargo de delito grave de robo por supuestamente usar una tarjeta de crédito comercial emitida a su nombre para realizar compras personales por un total de $514,371.76, comenzando en septiembre de 2007 y finalizando con su salida de la compañía en octubre de 2014.

Supongo que lo usé por error y se me fue de las manos, según los informes, Leamer le dijo a sus empleadores después de que la interrogaron sobre las compras, según los documentos judiciales. No puedo explicar por qué.

El documento de acusación presentado por el fiscal de distrito de Juneau, James Scott, el 17 de agosto, alega que Leamer comenzó a malversar dinero solo un mes después de que comenzó su trabajo en agosto de 2007. Era responsable de procesar la nómina y comprar suministros médicos y de oficina para el centro de atención musculoesquelética utilizando la tarjeta de crédito comercial.

La gerencia no se dio cuenta de lo que estaba sucediendo hasta que Leamer dejó la empresa y un nuevo gerente de oficina, Joseph Powers, asumió el cargo en 2015. Encontró varias inconsistencias en las cuentas, informó DA Scott en el documento de acusación. La gerencia de JBJC le dijo a un detective del Departamento de Policía de Juneau que cuando le preguntaron a Leamer qué sucedió, inicialmente dijo que siempre dejaba la tarjeta de la empresa en su escritorio y que si había cargos fraudulentos, debe haber sido porque alguien más los hizo.

Los dueños del negocio contrataron a un contador público certificado forense de la firma Milner, Howard y Palmer de Ketchikan para que los ayudara a sumar los daños. El contador descubrió que Leamer se pagaba a sí misma salarios no autorizados con el pretexto de cobrar las vacaciones, además de cobrar su salario normal.

Supuestamente hizo esto hasta su último día de empleo, el 16 de octubre de 2015, según reveló el informe de contabilidad forense que Scott citó en su documento de acusación.

(La compañía) está consternada y entristecida al enterarse de que nuestro gerente de oficina anterior admitió la malversación de fondos de nuestro negocio, dijo Powers en una entrevista telefónica el viernes. Cuando ocurre un crimen como este, tiene un profundo impacto en todos.

Según el informe contable que Scott cita en el documento de acusación, Leamer presuntamente gastó la mayor parte de los fondos de la empresa en pagos de combustible, servicios públicos y teléfono ($80.087,39); abarrotes y licores ($76,672.44); y entretenimiento o viajes ($36,832.71). Los viajes a Portland, Las Vegas, Los Ángeles (para visitar Disneylandia y ver a Tim McGraw en concierto), Hawái y Seattle (donde vio a P!nk en concierto y vio un partido de los Seahawks) también se cargaron a la tarjeta.

Los boletos de avión eran para Leamer, sus padres y un cuñado, según el informe contable de 500 páginas citado por el fiscal. También se pagaron varias juergas de compras, facturas de restaurantes y tarifas veterinarias con fondos de JBJC.

Powers dijo que los propietarios y empleados de JBJC están tratando de mantenerse enfocados en la atención de sus pacientes a medida que superan este problema legal. Algo como esto nunca antes había sucedido en JBJC, dijo Powers, y agregó que el caso se lee como una especie de libro con todos los cargos que supuestamente hizo Leamer.

Leamer no pudo ser contactado al final del día hábil del viernes para hacer comentarios.

Los registros judiciales en línea muestran que estaba programada para presentarse en el Tribunal de Distrito de Juneau para una lectura de cargos el jueves.

Comuníquese con la reportera Paula Ann Solis al 523-2272 o [email protected]

Leer más noticias locales:

Escudos robados: arte nativo robado de la escuela primaria

Ciudad reubicará árboles que bloquean la vista frente a Squires

Bala daña autobús escolar que transportaba a dos estudiantes